Compañías «Big Tech»: el problema que plantean

compañías big tech

Las «Big Tech», o Big Four (cuatro grandes), que después fueron las Big Five (cinco grandes), o incluso las gigantes tecnológicas del grupo GAFAM (que significa Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft). No hay duda de que habrá oído hablar de ellas en algún punto. Pero, ¿cuál es el problema con las empresas Big Tech? ¿Cómo es que estas empresas brindan buenos servicios a la gente y a la vez las usan para propósitos tenebrosos?

Quiénes son las compañías Big Tech y por qué son importantes

Las grandes empresas tecnológicas, también conocidas por su mote en inglés: «Big Tech», están entre las compañías con las cuales tendrá más contacto a lo largo de su vida. Pare ser más precisos: Apple, Amazon, Microsoft, Google y Facebook. Las «Cinco Grandes» tienen un tremendo impacto sobre nuestras vidas. Todos y cada uno de nosotros ha utilizado sus servicios al menos en una ocasión. Algunos de nosotros usamos los servicios de varias (sino todas) estas empresas Es más, estas compañías se han expandido a una velocidad de vértigo y han creado más y más servicios, lo cual es precisamente el problema.

Facebook (ahora Meta) gestiona, entre otras: a Facebook, a Instagram y a WhatsApp. Son tres de los servicios de mensajería más populares del planeta. ¿Coincidencia?   En absoluto. El Sr. Zuckerberg sabía exactamente lo que hacía cuando compró Instagram y WhatsApp. Su empresa compró a sus dos principales competidores, lo cual equivale (de cierta manera) a eliminar a la competencia. La interoperabilidad es necesaria para tener un mercado saludable, que las guardianas intentan destruir.

En la misma línea, Google ha creado gran cantidad de servicios, como Gmail, Google Adwords, Adsense, Google analytics y un largo etcétera. Amazon se ha convertido en el principal mercado para todo, desde chinchetas hasta sofisticados dispositivos o cualquier cosa que se pueda escribir en una barra de búsqueda.

convertido en parte integral de nuestras vidas, tanto si usted es un usuario individual o una empresa. Al ofrecer «servicios gratis» son capaces de expulsar y aplastar a su competencia. No importa si son start-ups, pymes o grandes corporaciones. Nadie está seguro de la competencia de las empresas Big Tech.

Le invito a darle un vistazo a las más recientes adquisiciones de Facebook para que se haga una mejor idea del alcance de estas empresas.

El problema con las Big Tech

¿Cómo expulsan del mercado a sus competidores? O manipulan el mercado bajando los precios hasta en un 50%, o simplemente ofrecen sus servicios «gratis». Nótese que he puesto la palabra «gratis» entre comillas. Es porque estos servicios sí que tienen un precio, que es más alto de lo que se imagina. Pero si no es el dinero de una suscripción, ¿qué podría ser? ¡Son sus datos! Los suyos y los de miles de millones de otros usuarios. Las Big Tech toman los datos de sus usuarios y se los venden a los anunciantes, o los usan para comprender mejor a sus usuarios. Y ni hablar de los numerosos escándalos de privacidad en los que Facebook ha estado involucrada. A la fecha, el Sr. Zuckerberg se ha disculpado públicamente al menos 10 veces en la última década.

Adicionalmente, estas colosales compañías captan la mayor cuota de mercado posible. Piense en Amazon: venden casi literalmente de todo. O veamos, por ejemplo, a Microsoft: ¡el 87,7 % de los ordenadores a nivel mundial usan Windows! De vértigo, ¿no? No hay más que hacer las cuentas y la cifra total es simplemente estratosférica. Ahora Microsoft no solamente desarrolla el sistema operativo Windows, sino que vende sus portátiles Surface y crean software para muchos servicios, como Office, así como soluciones de correo electrónico. El punto es que estas compañías se han trazado la meta de penetrar todos los mercados, grandes y pequeños, para desplazar a la competencia.

Qué significa para usted

Y, ¿cuál es el problema si así es? Bueno, pues que si expulsan del mercado a la competencia, esto crea un monopolio, que les permite cobrar lo que quieran por sus servicios una vez que sus competidores se hayan desvanecido. En un monopolio ese precio podría dispararse ¡y aun así habría que comprarlo porque no habría alternativa! Tener un mercado competitivo favorece al usuario final, porque le proporciona muchas más opciones a precios asequibles. Pero cambiarse de proveedor de tecnología no es cosa fácil. Esto es por algo conocido como «dependencia del proveedor«. Un término que describe las técnicas utilizadas por los proveedores de servicios para dificultarle en grado sumo el cambiarse a otro servicio.

Por supuesto, el tener a estos leviatanes tecnológicos haciendo de las suyas sin restricciones viene con consecuencias. Sofoca a los nuevos competidores y aplasta a la innovación porque hace disminuir la cantidad de nuevas empresas que son capaces de entrar al mercado. Así que usted no tiene más remedio que recurrir a estos gigantes para cualquier servicio que necesite. Por suerte, en la mayoría de los mercados aún no hemos llegado a este punto, pero está claro que la situación se está degradando y que es necesario ponerle límites a las «cinco grandes». Gran cantidad de líderes tanto en los EE. UU. como en Europa opinan que las grandes compañías tecnológicas han crecido hasta quedar fuera de control, y que a este punto ya podría ser demasiado tarde.

Pero, aunque parezca increíble, usted tiene mucho poder como consumidor. Si deja de apoya a empresas monopolísticas y se decanta por comprarles a empresas más pequeñas que le proveen el producto que necesita, usted contribuye a mantener un mercado saludable y competitivo. ¡Además, estos servicios alternativos suplen sus necesidades sin espiarle las 24 horas!

Dígale NO a los conglomerados y apoye a los negocios y servicios locales. Si una cantidad suficientemente grande de consumidores dejan de comprarle productos a las Big Tech, entonces estas compañías no tendrán más remedio que cambiar su modelo de negocio y su enfoque. Si las Big Tech se convierten en la norma, entonces su vida como consumidor se volverá mucho más difícil.

Las Big Tech están a la escucha

Todas las compañías tecnológicas le espían. Google y Facebook son las más evidentes, a pesar de que tratan de ocúltalo con sus «políticas de transparencia». Microsoft rastrea hasta el último de sus movimientos en su ordenador de escritorio (a esto lo llaman «telemetría«). Su asistente de IA, Cortana, monitorea todo lo que usted dice por el micrófono. Si la opción está activada, por supuesto. En la mayoría de los casos lo está, y debe ser desactivada manualmente.

Amazon registra todo lo que usted hace en su página, desde patrones de compra, pasando por los clics hasta simplemente las vistas de un producto. Después bombardean su correo electrónico con cosas que podrían potencialmente interesarle. A primera vista, todo parece muy conveniente porque le comprenden mejor y son capaces de ofrecerle una mejor experiencia. Sin embargo, ¿no le parece un poco espeluznante que apenas usted escribe algo sobre fitness comienzan a aparecerle anuncios patrocinados acerca de un batido de proteínas? ¿O mejor aún, productos de gimnasio, como mancuernas? Imagínese que estuviese hablando de un tema más íntimo, digamos su perfil en una página de citas o una enfermedad. ¿Qué publicidad le enviarían?

Apple, la compañía que creó el ecosistema de productos más elegantes y deseados, es culpable de un tipo diferente de chanchullos. Si bien Apple es más transparente en su política de recolección de datos, sí ha protagonizado diversos escándalos. No hace mucho, una pequeña «startup» lanzó su negocio. Se llamaban Prepear, y su logotipo era exactamente lo que su nombre (en inglés) sugería: una pera. La ingeniosa Apple consideró que esto era una amenaza y que Prepear iba a imitar el enfoque de Apple. Así, Apple desplegó su ejército de abogados y lanzó una acción colectiva contra la startup.

¿Qué puede hacer al respecto?

Como consumidor, usted puede influir directamente sobre estas grandes compañías tecnológicas y decir «NO» a esos continuos recopilación y procesamiento de sus datos. Elija servicios enfocados en la privacidad que busquen proteger sus datos en vez de monetizarlos. Además, asegúrese de leer cuidadosamente las políticas de privacidad. Sí, en vez de saltarse 10 páginas de aburrida jerga legal, tómese un poco de tiempo y entérese de cómo procesan sus datos. ¡Haga preguntas! ¿Cómo se recopilan sus datos? ¿Cómo se procesan? Si están usando analytics, asegúrese de que estén usando un software de código abierto. Existen otras maneras de proteger su privacidad online y sus datos.

¿Está cansado de que Gmail pueda leer todos sus correos electrónicos? Elija un proveedor de correo electrónico seguro y privado, como Mailfence. Con todos los escándalos de privacidad que ocurren, tener un proveedor privado de correo electrónico se vuelve cada vez más importante.

¿Aún no está convencido? Démosle un vistazo a las razones por las que le conviene tener un correo electrónico privado.

Por último, desmarque las opciones que recopilan sus datos y transfiéralas de vuelta a estas empresas. Estos métodos no son infalibles, porque estos gigantes saben cómo evitarlos, pero al menos le brindará un poco de tranquilidad.

Solo hace falta un primer paso para recuperar su privacidad online. No dude en comprobar cómo Mailfence puede cumplir con sus expectativas de privacidad y seguridad para correo electrónico.

Dele la espalda a las Big Tech

Sin embargo, el mejor consejo para resolver sus preocupaciones con las Big Tech es adiestrarse y volverse consciente. La recolección masiva de datos está ocurriendo ahora mismo, y se convertirá en la nueva normalidad a menos que usted se dé cuenta de que sus datos personales le pertenecen a usted y a nadie más, y que es posible tomar medidas.

Manténgase al día con estas empresas, entérese de cómo cambian sus políticas de privacidad y, si le es posible, líbrese de Google, Apple, Microsoft y Amazon. ¡Apoye a los actores pequeños que se han propuesto proteger sus datos y permanezca seguro!

También puede aprender a proteger su privacidad, comenzando por este excelente curso de privacidad y seguridad para correo electrónico.

Y si quiere intentar usar excelentes herramientas de privacidad, como el cifrado de extremo a extremo, las firmas digitales y la autenticación de dos factores (2FA), ¡puede suscribirse al plan gratuito de Mailfence ahora mismo!

Incluye:

Todos están protegidos y son privados, lo que implica que usted disfrutará de total privacidad en todos los correos electrónicos, documentos y registros que tenga. ¡Anímese a probarlo!

Get your secure email
Compartir este artículo
Avatar for Patrick De Schutter

Patrick De Schutter

Patrick es el cofundador de Mailfence. Ha sido emprendedor en serie e inversor en startups desde 1994, lanzando varias empresas pioneras en internet como Allmansland, IP Netvertising y Express.be. Es un firme convencido y defensor del cifrado y la privacidad. Pueden seguirlo en @pdeschutter en Twitter y LinkedIn.

También te podría gustar...