Qué es la interoperabilidad y por qué es importante

En años recientes, los países occidentales han ido adquiriendo conciencia de la creciente influencia de los gigantes de internet en diversos aspectos de la vida política y económica. Una de las principales críticas que se hacen a estas grandes compañías de internet es la falta de interoperabilidad. Esta noción, aunque extraña para la mayoría de los usuarios de internet, es decisiva en muchos aspectos. Como es un valor fundamental de Mailfence, le invitamos a descubrir lo que es la interoperabilidad y cómo influye en su vida. 

¿Qué es la interoperabilidad?

La interoperabilidad es la capacidad de un sistema o producto para funcionar junto con otros de manera espontánea. En otras palabras, funciona sin necesidad de tomar ninguna acción en particular.

La interoperabilidad se basa en estándares y protocolos preexistentes, que también son resultado de grandes innovaciones. La interoperabilidad es lo que le permite comunicarse por teléfono con una persona que está en otra parte del mundo. Es posible incluso si su interlocutor usa una operadora telefónica diferente de la suya. También funciona si se usan diferentes marcas de smartphones con diferentes sistemas operativos (Android e iOS, por ejemplo).

La interoperabilidad también es uno de los motivos del enorme éxito del correo electrónico. Y es verdad: la interoperabilidad de los protocolos de correo electrónico implican que cualquiera puede enviar y recibir mensajes sin importar el servicio que escojan.

¿Cómo funciona la interoperabilidad?
How does interoperability work?

¿Por qué la interoperabilidad es un concepto clave?

La interoperabilidad es importante porque permite la interconexión de diferentes productos y servicios de diferentes compañías. La interoperabilidad le brinda eclecticismo a nivel técnico, tanto si usted es un consumidor como si es una pyme o una organización. Amplía su gama de opciones permitiéndole combinar una gama de herramientas más amplia y versátil, que se ajustará a sus necesidades.

También les permite a las empresas creativas con recursos limitados el establecerse en el mercado con productos innovadores. Y estas empresas pueden simplemente basarse en herramientas existentes para proponer módulos complementarios sin necesidad de crear productos finales muy elaborados que requieran de una mayor sofisticación técnica.

Como resultado, la interoperabilidad es un factor decisivo para la innovación y la mejoría del ecosistema digital. One también diseño la internet con la interoperabilidad en mente. Los estándares se han definido de tal manera que los individuos y organizaciones del mundo entero puedan comunicarse entre sí e intercambiar información y servicios libremente

¿Quiénes son las guardianas?

Desafortunadamente, algunas compañías buscan socavar esta transparencia mediante la creación de «jardines amurallados». Mantienen ecosistemas cerrados en los que controlan el hardware, las aplicaciones o el contenido. Como resultado, sus usuarios están limitados a los servicios, contenidos y comunicaciones suministrados en estas plataformas.

Estas firmas, conocidas como «guardianas», usan estrategias para impedirles a otras empresas el acceso a su base de usuarios. Pueden cobrarles a sus usuarios unas tarifas más elevadas, clasificarlos de manera menos favorable en sus resultados y controlar sus reputaciones. Estas guardianas no son otras que los leviatanes digitales. Incluyen a los miembros de GAMAF (Google, Amazon, Microsoft, Apple y Facebook), pero también a otros gigantes de internet con grandes bases de usuarios, como Uber, Twitter y TikTok.

Así, el propietario de un iPhone puede descargar fácilmente las aplicaciones que ofrece la Apple App Store. Pero no podrá instalar aplicaciones de Google Play en su teléfono. Un usuarios de WhatsApp no podrá comunicarse con un usuario de Telegram si este no tiene una cuenta de WhatsApp.

¿Qué es el efecto de red?

En una situación normal, cualquier nueva compañías tiene oportunidad de alcanzar el éxito en un mercado dado, incluso si este es muy especializado y tiene muy pocas compañías operando. Sin embargo, en el mercado digital este ya no siempre es el caso, debido a los efectos de escala y a los efectos de red.

Para llevarse la parte del león del mercado, las grandes compañías de internet ofrecen muchos servicios gratis (teóricamente) o a precios bajísimos para crearse unas gigantescas bases de usuarios.

Cada nuevo usuario fortalece al atractivo de la plataforma porque amplía la cantidad de usuarios con los que se puede interactuar, como Facebook. Además, al diversificar el contenido de la plataforma, esto permite a los algoritmos el refinar sus selecciones para ofrecer contenido más relevante a todos los usuarios, como en el caso del motor de búsqueda de Google. Por último, una gran base de usuarios fomenta el desarrollo de nuevas aplicaciones, tal como ocurre en las app stores de Android e iPhone.

Este círculo virtuoso para plataformas se conoce como el «efecto de red»

En esta situación, los usuarios dudan en cambiar de proveedor o plataforma de servicios, porque esto les haría perder acceso a las ventajas del efecto de red.  

Además, la falta de interoperabilidad de algunas guardianas obliga a los usuarios a registrarse, muy a su pesar, en estas plataformas porque tienen unas bases de usuarios tan grandes que se vuelve inevitable. Se sienten obligados a unirse a ellos para interactuar con una gran cantidad de personas.

Así, la hegemonía de estos gigantes se solidifica un poco más con cada nuevo usuario que se registra. Con el tiempo, su poder disuade a otros participantes de crear servicios que compitan, porque saben que nunca atraerán la suficiente cantidad de usuarios como para que un potencial nuevo servicio pueda volverse atractivo y rentable.

El efecto de red es tan eficaz que incluso una compañía poderosa puede fallar en sus intentos de penetrar un mercado en el que otro participante ya tiene este beneficio. Google+ nunca logró competir con Facebook, por lo que Google tuvo que tirar la toalla. La plataforma Bing de Microsoft nunca llegó a hacerle sombra a Google Search. Y este obstáculo es aún mayor para startups que desean entrar a estos mercados. Signal, un servicio de mensajería instantánea con cifrado de extremo a extremo, está teniendo severos problemas para establecerse debido al gran predominio de WhatsApp, incluso en vista de que su servicio ofrece más valor a los usuarios que WhatsApp.

Usuarios de internet usados como rehenes

Como consecuencia, las plataformas dominantes se encuentran en una situación de monopolio en un mercado carente de competencia. En esta posición, puede resultar tentador mantener el statu quo y no gastar más dinero en innovar.

Con frecuencia sucede que prefieren consolidar su posición dominante o conquistar nuevos mercados cercanos a los que ya dominan usando el conocimiento adquirido acerca de sus usuarios. Por tanto, logran establecer su posición en nuevos mercados, incluso cuando estos están dominados por participantes muy arraigados.

Entonces, los usuarios son tomados como rehenes por un servicio que prácticamente no evoluciona, y no tienen la opción de cambiarse a otro. En ese momento, el monopolio ya no tiene que mantener los precios bajos ni ofrecer nada gratis. Su estatus como servicio obligatorio les permite fijar precios a su antojo.

El estatus de monopolio o duopolio ya es un hecho consumado para muchos de los principales servicios en línea. En el 2019, un estudio realizado por el gobierno del reino unido estimó que el mayor o los dos mayores participantes en el mercado de los sistemas operativos móviles y búsquedas en línea tenían una cuota de casi el 100% del mercado del Reino Unido. La cuota de las dos mayores compañías de redes sociales fue de más del 90%.

Desde entonces, una de ellas ha estado modificando furtivamente el panorama digital. Hace una década, era común tener una cuenta en al menos una docena de redes sociales. Hoy en día, la mayoría de los usuarios de estas plataformas solo tienen dos o tres cuentas.

Los reguladores se enfocan en la interoperabilidad

La supremacía de las guardianas y los perniciosos efectos que tiene sobre el mercado digital, el orden público y la vida política están alarmando cada vez más a los reguladores en Europa, los EE. UU. y otros lugares.

Una empresa que domina el mercado, gracias a los efectos de red, no tiene ningún interés en promover la interoperabilidad, y no lo hará espontáneamente.

Por tanto, es necesaria la intervención gubernamental para restaurar las condiciones que fomenten el surgimiento de firmas competidoras.

Los países occidentales lo han entendido claramente. Es por eso por lo que la Comisión Europea está promoviendo los flujos irrestrictos de datos y servicios para las administraciones públicas europeas. En diciembre de 2020, la UE presentó 2 textos, la «Ley de Servicios Digitales» (LSD) y la «Ley de Mercados Digitales» (LMD), que entrará en vigor en 2022. La LSD se enfoca en los contenidos publicados en las plataformas, mientras que la pretende regular la competencia en internet

Una preocupación clave para Mailfence

La interoperabilidad es uno de los valores principales de Mailfence. Fue un factor clave en el diseño de nuestra solución. Mailfence está diseñado con interoperabilidad integrada, de modo que nuestros usuarios puedan integrar nuestro servicio con sus herramientas favoritas, sin tener que comprometer su rendimiento o su gama de funcionalidades.

El correo electrónico de Mailfence es completamente interoperable con cualquier otro servicio de correo electrónico cifrado del mundo basado en OpenPGP, uno de los protocolos de cifrado de correo electrónico más ampliamente utilizados. Esto garantiza un entorno competitivo estandarizado e interoperable. Los archivos y claves generadas en el programa son compatibles con todos los software que admiten este estándar. Es crucial poder garantizar la protección incluso para los datos compartidos mediante la interoperabilidad, y siempre ha sido una prioridad para nosotros.

Mailfence también les brinda a sus usuarios un control total sobre la gestión de sus claves y ofrece una reversibilidad total. Cualquier usuario puede exportar sus claves y datos a cualquier otra plataforma en cuanto así lo desee.

Mailfence se ha unido a la Coalición para Mercados Digitales Competitivos. La #C4DM está luchando para lograr que la Ley de Mercados Digitales imponga reglas más estrictas acerca de las aplicaciones preinstaladas, la interoperabilidad y el empaquetamiento (Aquí encontrará nuestra carta abierta a los reguladores europeos).

El año pasado, como miembros de la Digital SME Alliance en Europa, hemos exhortado a los eurodiputados que incluyan requisitos de interoperabilidad ex-ante para los principales actores en los mercados de servicios digitales, que se beneficias de significativos efectos de red, en el próximo borrador de ley sobre servicios digitales.

En conclusión, la interoperabilidad es una condición necesaria para lograr una sana competencia, basada en los beneficios producidos para los usuarios y no en el tamaño de la clientela de un proveedor. Como tal, ofrece libertad a los usuarios de internet dándoles el poder para elegir los servicios que prefieran según sus propios criterios. Permite la entrada de nuevos participantes en el mercado y el surgimiento de soluciones más innovadoras, creativas y baratas para el bien común.

Obtenga su email privado

Manténgase actualizado con nuestros últimos artículos siguiéndonos en Twitter and Reddit. . Para más información acerca del paquete de correo electrónico seguro de Mailfence, no dude en contactarnos a support@mailfence.com

– El equipo de Mailfence

Avatar for Violette Paternotte

Violette Paternotte

Violette es especialista en marketing digital en Mailfence y le apasiona la escritura y los derechos digitales. Tiene un gran interés en la tecnología de la información. No es de extrañar que se dedique a escribir acerca de la seguridad y la privacidad online. Pueden seguirla en LinkedIn @violette-paternotte

También te podría gustar...